Reseña de Dungeons and Dragons: Piedra, Papel, Hechizo

En Piedra Papel Hechizo los jugadores son magos que acaban de vencer juntos a un poderoso dragón rojo; el antiguo poder que los conduce a través de su guardia aún restalla con fuego y magia salvaje. Ahora, al darse cuenta del enorme tesoro, la avaricia se apodera de ellos. Los dedos se mueven pensando en arcaicos gestos, los labios murmuran sílabas olvidadas de antiguos encantamientos y con furia y estruendo la guarida del dragón explota de nuevo lanzando un resplandor que los hechiceros aprovechan para usar todos los trucos a su disposición para conseguir la mayor cantidad de oro.

Dungeons and Dragons: Piedra, Papel, Hechizo es un juego diseñado por Josh Cappel, Jay Cormier, Sen-Foong Lim, e ilustrado por el mismo Josh Cappel, que edita SD Games en colaboración con Gen X Studio. Aprovechamos para agradecer a SD Games el habernos facilitado amablemente una copia del juego para la reseña.

El juego está diseñado para jugar de 3 a 6 jugadores, de más de 14 años, y tiene una duración aproximada de 30 minutos por partida.

La caja del juego es de tamaño mediana (170x130x40mm), sin inserto en su interior para organizar los componentes pero con tantos contadores que una vez destroquelado es difícil que el contenido se mueva en el interior.

A continuación os listamos el contenido del juego:

  • 1 tablero de la cueva de dragón
  • 1 marcador de jugador inicial
  • 6 fichas de magos
  • 6 cartas de jugador
  • 23 cartas de hechizos
  • 64 fichas de oro

Compartimos un vídeo que hemos preparado con el unboxing del juego.

En Dungeons and Dragons: Piedra, Papel, Hechizo los jugadores interpretan poderosos magos que acaban de derrotar a un dragón en su cueva. Es tal el tesoro del dragón que pervierte a los magos y se enzarzan en un duelo de hechizos para llevarse la mayor parte del botín.

Mecánica

Al inicio de la partida cada jugador escoge un personaje y recibe su ficha y una carta con su correspondiente al mago escogido, así como 3 piezas de oro. Después, se coloca el tablero de la cueva del dragón en el centro de la mesa, colocando los personajes en la línea central, se prepara el tesoro a la vista de los jugadores, se forma el libro de hechizos extrayendo un número de hechizos igual al del número de jugadores, y se escoge el jugador inicial.

El objetivo del juego es ser el primer jugador en conseguir 25 piezas de oro, para ello durante cada turno los jugadores deberán lanzarse hechizos del libro de hechizos para adelantar posiciones, o retrasar a sus rivales, en el avance hasta el tesoro del dragón y así poder comenzar a llenar sus bolsas con el máximo número de piezas de oro.

Las rondas de juego se componen de sencillos pasos. El primer paso es renovación del libro de hechizos, retiramos el hechizo más a la izquierda, los movemos hacia la izquierda y añadimos un nuevo hechizo a la derecha de los existentes, con la regla especial que nunca han de haber más de 2 hechizos del mismo tipo y es que, como observaréis en las imágenes, hay 3 diferentes tipos de hechizo. En el siguiente paso los jugadores miran los hechizos sobre la mesa, escogen el hechizo que mejor puede ayudarles y levantan el puño cuando estén preparados para, una vez todos preparados, moviendo el brazo en el aire repetir “piedra, papel, hechizo”, y acto seguido imitar la mano del hechizo escogido apuntando al objetivo escogido.

Una vez los jugadores hayan lanzado sus hechizos, deben mantener la mano hasta que el hechizo sea ejecutado. Los hechizos se ejecutan en sentido horario comenzando por el jugador que tiene la iniciativa esa ronda. Hay una única regla especial es que si dos jugadores se lanzan entre ellos el mismo hechizo, hay una disfunción mágica que los anula entre sí y sucede algo diferente. En este caso los jugadores roban cada uno una carta del mazo de hechizos y, sin mirarla, indican a quien hacen objetivo de este hechizo. Por lo demás, este hechizo se aplica siguiendo el mismo orden de ejecución de hechizo.

Una vez todos los jugadores hayan ejecutado sus hechizos, los personajes habrán avanzado o retrocedido en su posición dentro de la cueva. El jugador (o jugadores en caso de empate) más cercano al tesoro del dragón roba 5 piezas de oro y el segundo jugador (o jugadores en caso de empate también) roba 3 piezas de oro.

Por último, una vez robado el botín correspondiente por cada jugador, realizan un movimiento obligatorio haciendo que los personajes más avanzados dentro de la cueva del dragón se retrasen hasta cruzar el umbral con la zona central, y los personajes que hayan sido retrasados hasta la salida se avancen hasta la cruzar el umbral de la zona central.

Opinión

Dungeons and Dragons: Piedra, Papel, Hechizo es un juego tipo filler-party temático de mecánica programación de acciones mezclado con selección de acciones simultáneas, en el que a priori parece un juego en el que no vayamos a tener que pensar mucho pero que a medida que avanza la partida descubrimos que debemos escoger sabiamente ya que cada acción que realizamos cobra más peso y nos acerca o aleja más de la victoria.

El nivel de interacción entre jugadores es alto, el poder empujar a otros magos, arrebatarles sus piezas de oro u obligarles a repartir oro entre los magos más pobres, son factores que añaden bastante enjundia a la estrategia para no ser una simple carrera contra uno mismo.

En cuanto a los entreturnos, el hecho de ser acciones simultáneas, hace que sean inexistentes y solo esperamos algunos segundos mientras se resuelven los hechizos de los diferentes jugadores de la partida.

La rejugabilidad es buena, hay bastantes combinaciones posibles de cartas, para formar diferentes libros de hechizos y no repetir de manera sistemática las situaciones.

El aspecto estético del juego es estupendo, magníficas ilustraciones de los magos en sus fichas y las diferentes cartas, con diferentes razas como dos humanos, una mediana, un drow, una enana y un elfo silvano, así como de las cartas de hechizos, y con un sencillo pero bonito tablero.

Personalmente, nuestras impresiones después de las primeras partidas son de ser muy divertido y cumplir con el objetivo de ser un buen filler tipo party game, un juego  ágil de jugar y fácil de explicar que, por su sencilla mecánica, podemos recomendarlo como juego familiar, para jugarlo en sobremesas o con los más pequeños de la casa, y como juego introductorio para los menos habituados a juegos de mesa modernos.

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

Los dedos se mueven pensando en arcaicos gestos, los labios murmuran sílabas olvidadas de antiguos encantamientos y con furia y estruendo la guarida del dragón explota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s