Reseña de Kobold, juego de rol de fantasía

Prepara a tu héroe para visitar mazmorras, bosques encantados y navegar por los mares en busca de tesoros y objetos mágicos maravillosos.

Kobold, juego de rol de fantasía, es un juego autoeditado por su autor Manel Gómez Estruch, a quien agradecemos habernos facilitado amablemente una copia de la obra para realizar esta reseña.

A destacar la participación de muchos activos roleros de nuestro país, que han participado de alguna u otra manera, como la estupenda portada y algunas ilustraciones interiores de Jagoba Lekuona, Eneko Menica realizando el mapa de Tzarkuhdea y la hoja de personaje, la edición y maquetación de Albert Tarrés, correcciones de JR Despuig, Álvaro D-lirio en otras ilustraciones interiores, así como la realización de aventuras por Ricard Ibáñez y Robert Moral.

El libro está editado en dos tipos de encuadernación, en cartoné, cosido y encolado, y en formato rústico, con cubierta a color, en tamaño A4 y 156 páginas en blanco y negro. La maquetación interior está redactada a doble columna y con bastantes ilustraciones con la ambientación del escenario. Además, un fantástico mapa de Tzarkuhdea ilustra la obra.

Aprovechamos para compartir un vídeo de presentación del juego realizado en nuestro canal:

La obra se estructura en veinte capítulos, bien estructurados que facilitan la agilidad del juego, siendo los capítulos del 1 al 12 los que nos muestra el sistema de juego y la ambientación, siendo los capítulos 13 al 20 los que incluyen las 6 aventuras incluidas en el juego, así como dos capítulos de consejos y tablas de ayuda para el director de juego.

Comienza con una clásica introducción y acercamiento a los juegos de rol, como jugar, el funcionamiento de las aventuras, los diferentes tipos de dados y términos roleros.

Kobold, juego de rol de fantasía

Kobold es un juego de rol de fantasía ambientado alrededor del año 300 en Tzarkuhdea. El juego, sin perseguir el objetivo obsesivamente de la realización de un juego old school consigue, gracias a su tono, ambientación, mecánica e ilustraciones, transportar al jugador a un escenario al más puro estilo Runequest o, para los más veteranos del lugar, estilo Rolemaster.

Los jugadores pueden encarnar diferentes tipos de personajes como, por el lado de los semihumanos, el Kobold, el Kaeru, el Gátido, los Elfos del bosque, de los mares o de las sombras, el Amathy o Pato-Kobold, el Enano, el Ku-Ma o el Sabueso, y por el lado de los humanos pueden encarnar el Sacerdote, el Nigromante, el Mago, el Bárbaro o el Ladrón Mutante. Siendo así pues, una característica old  school, en la que los personajes se escogen un arquetipo, con sus personalizaciones en base a la experiencia, pero no deben escoger una raza y una profesión como en otros juegos.

La magia, con la friolera de 113 hechizos y cartas de poder a disposición del director de juego y los jugadores, es otra de las peculiaridades que hacen muy interesante el sistema. Se detallan los aspectos de la magia, en la que explica que los personajes deben disponer de su propio vademécum de conjuros, y que estos se dividen en tres bloques diferentes, los conjuros de luz proporcionada por la diosa maná para sacerdotes y amathys, los conjuros de oscuridad proporcionada por la diosa de la muerte para nigromantes, y los conjuros de natura, conjuros de los elementos variables en función del dios adorado por el personaje. Por supuesto, se explica los procedimientos al lanzar los conjuros, las tiradas que realizar, y los conjuros de inicio.

El juego incluye un bestiario con un total de 57 monstruos diferentes entre los que se encuentran los clásicos Esqueletos, Gigantes, Hidras y Dragones.

En Tzarkhudea existen seis deidades que dan forma y vida a este escenario, estos son Anemoi, Cthulhu, Ymir, Maná, Muerte y Sago. Cada uno de estos dioses se encarga de una parte del mundo, de su creación, de su vigilancia y, si fuera necesario, de su destrucción, y a diferencia de nuestra cultura no existe el ateísmo ya que los personajes siempre creen en uno o en otro dios de los existentes, lo que a nivel de metajuego, en algunos casos les permite realizar conjuros de un tipo u otro, de entre otras cosas.

En cuanto a la ambientación la obra nos sitúa en un marco histórico en el que se avanza desde la creación del mundo, el sol, sus dos lunas, la raza enana, los dragones, y el resto de criaturas, hasta el año 300 que es donde los jugadores rolearán unos personajes en una época de paz pero cargadas de viejas rencillas y odios entre algunas razas como los Kobolds y los Trasgos o los Enanos y los Suris.

Sistema de Juego

Para crear el tono que consideran necesario, el autor utiliza un sistema modificado del Basic Roleplaying System (BRP), conocido popularmente como el sistema D100.

Para la realización de las acciones, los personajes disponen de valores porcentuales en sus diferentes habilidades, se tira el D100 (2 dados de D10, uno marca las decenas y el otro las unidades) y si la tirada del dado es igual o inferior se habrá logrado. El lanzamiento del dado D10 para las unidades aprovecha la misma tirada para la localización de impactos en las tiradas de combate. Además existen diferentes niveles de éxitos y fallos, pudiendo darse fallos o pifias.

También hay otros parámetros que cambian la prueba con modificadores particulares debido a la dificultad de la acción, ya que en función de esto el personaje recibe un penalizador o un bonificador a su valor. A mayor dificultad mayor será el penalizador que recibe y cuanto más favorables son las circunstancias mayor es el bonificador. Hay que destacar que el estilo del juego hace que pueda ser más letal en  combate que en otros juegos de carácter más fantástico. Además el sistema aumenta esta recreación teniendo en cuenta mucho factores como la exposición al frío y al calor, hambre y sed o venenos.

Además, el sistema contempla todo un sistema de virtudes y defectos en la que los personajes pueden personalizarse aún más, invirtiendo una serie de puntos en rasgos que otorgan una serie de ventajas para las virtudes y de desventajas para los defectos, y que son unos rasgos que ayudan a la interpretación del personaje por parte de los jugadores.

Además de la propia obra, el trabajo del autor no acaba ahí, os invitamos a visitar su página web en el siguiente enlace, donde podéis descargar en formato digital el mapa de Tzarkuhdea y la hoja de personaje.

Opinión

Kobold es un gran juego de rol estilo old school pero con diversidad de estilos de aventura gracias al tono de juego propuesto en la ambientación que con tanto cariño ha dado forma su autor. Además de ser un juego completo, ya que todo el material necesario para jugar viene incluido en el libro, el libro se complementa con seis estupendas aventuras.

El sistema de juego es sencillo y asequible, un sistema D100 (BRP) con fuerte inspiración de algunos de los juegos más clásicos de este sistema, pero personalizado y renovado que lo convierte, en nuestra opinión, en un muy buen juego con este motor de juego como sistema. Creemos que pequeños detalles como la tirada para localizar en la misma tirada de impactar, o el sencillo y ágil sistema de la magia, son cosas que van a favor de la agilidad y de la diversión, mejorando el ya de por sí el sistema de juego.

En la parte estética es muy buena, comenzando por una estupenda portada, que transporta al lector a los clásicos de los 80 y 90, un mapa del mundo bonito y muy cuidado, y con una fantástica selección de ilustraciones interiores, que facilitan la inmersión. Personalmente, nos hubiese gustado un estilo más homogéneo de ilustraciones interiores, quizás con el mismo ilustrador o con un estilo más afín, pero como os digo esto es algo más subjetivo y que no ensombrece para nada la obra.

Con algunos amigos del club ya hemos jugado y todos han disfrutado y les ha parecido un muy buen juego. Únicamente decir que, el director de juego, echa a faltar la pantalla del director de juego para tener más rápido acceso a las diferentes tablas con modificadores a tiradas, a armas, maniobras de combate, etc., que realmente es un sistema tan asequible con casi no sería necesario pero que, para los más completistas, gustamos de tener.

Resumiendo, Kobold, juego de rol de fantasía, nos gusta y podemos recomendarlo como un muy buen juego accesible a todos los públicos y especialmente enfocado para todos aquellos que les gusta los juegos de fantasía clásica con algunas pinceladas de clichés de fantasía cinematográfica.

Hazte con tu Kobold, juego de rol de fantasía, a un precio excelente en Landròmina.

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

Los trols aman tanto el sabor de los setoides que no dudan en realizar largas peregrinaciones para devorarlos, sean crudos o asados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s