Reseña de Cuenta-Cuentos

Con Cuentacuentos puedes inventar ¡más de 100 millones de historias únicas! ¡Ninguna historia es igual! En este excitante juego debes crear tus propias historias: divertidas, pintorescas, ridículas o verdaderas. ¿Qué hace a Cuentacuentos tan divertido? Creas tu historia a través de una combinación de cartas. Eres el único que sabe cómo transcurre tu historia y los demás jugadores deben descubrirla. ¿Cómo? Usando tácticas de deducción, ingenio o intentando leer tu mente. Puedes ayudarles diciéndoles cuántas palabras han acertado o dándoles pistas especiales. Una cosa es segura, con Cuentacuentos la creatividad y la diversión están garantizadas.

Cuenta-Cuentos es un juego diseñado por Hans van Tol y diseño gráfico de Sjoerd van der Vlugt e ilustraciones por Wesly Gibs, que edita SD Games en colaboración con Gen X Studio. Aprovechamos para agradecer a SD Games el habernos facilitado amablemente una copia del juego para la reseña.

El juego está diseñado para jugar de 2 a 10 jugadores de más de 8 años y tiene una duración aproximada de 45 minutos por partida.

La caja del juego es de tamaño mediana (300x300x70mm), sin ningún inserto en su interior que evite su movimiento, pero con algunas bolsitas zip para guardar los componentes.

A continuación os listamos el contenido del juego:

  • 1 tablero del juego
  • 1 plataforma giratoria
  • 1 camino para confeccionar combinando 4 partes impresas en ambos lados
  • 4 figuras de juego (2 conejitos, 1 pirata y 1 princesa) + 4 peanas
  • 110 cartas de juego;
    • 84 cartas de historia (4×21)
    • 11 cartas de fin de la historia
    • 5 cartas de pistas
    • 5 cartas de resumen de reglas
    • 5 cartas con 11 posibles finales
  • 1 libreta para compartir entre los jugadores
  • 2 lápices
  • 8 marcadores: 4 azules 4 rojos, 1 figura de conejito para contar turnos
  • 1 listón de apuesta
  • 4 bolsas zip

Compartimos un vídeo que hemos preparado con el unboxing del juego.

Cuenta-cuentos es un juego en el que los jugadores deben averiguar la historia que esconde el Cuentacuentos.

Mecánica

En Cuenta-cuentos, los jugadores han de adivinar la historia del cuentacuentos, un papel que rota en sentido horario cada turno, para poder avanzar a través del camino de fantasía para llegar al castillo de los sueños.

El jugador que toma el rol de cuentacuentos combina 4 palabras, seleccionadas de 4 cartas diferentes, formando mentalmente una historia. Los demás jugadores, durante el transcurso de la ronda, deben deducir cuales son las 4 palabras que el cuentacuentos ha seleccionado para formar su historia y, para ello, los jugadores anotan en la libreta sus suposiciones para que, posteriormente, el cuentacuentos les indique el número de aciertos pero sin identificar cuáles son.

Así pues, los jugadores han de conseguir adivinar cuál es la historia en un número determinado de turnos que les otorga una puntuación y, en función del número de turnos empleados para lograrlo, avanzan un número determinado de casillas en el camino hacia el castillo. La partida acaba cuando los jugadores alcanzan el castillo o transcurridas 5 rondas completas.

El juego contempla este modo básico de juego, así como diferentes modalidades como una versión familiar, para hacer el juego más fácil, otra con reglas avanzadas, para jugadores más habituados a los juegos de deducción, y el modo de juego versión party game, en la se contempla el modo de juego por equipos con unas peculiares variantes de deducción o de apuesta.

Opinión

Cuenta-cuentos es un juego colaborativo de intuición y deducción en el que los jugadores han de intentar intuir cuál es la historia que ha pensado el cuentacuentos, a través de sus intereses o su forma de pensar, y deducir las palabras que la conforman, a partir de la lógica matemática en base a los aciertos de cada turno.

La rejugabilidad es buena ya que dispone de muchas cartas diferentes que generan infinidad de combinaciones posibles como para repetir la historia. Además, jugado con los más pequeños de la casa será una fuente inagotable de diferentes historias que ayuden al desarrollo de su imaginación.

El aspecto gráfico es bueno, en él se respira un toque añejo, quizás por el público al que está enfocado, pero lo cierto es que al jugarlo nos hemos sentidos trasladados a nuestra infancia. Referente al uso de la caja como tablero, creemos que es fantástico cuando se persigue ahorrar espacio pero, en este caso, parece que la idea nazca antes por lo que, debido a diseñar una caja como tablero, finalmente aparece un producto con una caja de un tamaño desmedido y que podría jugarse con un sencillo tablero plegable.

Personalmente, nuestras impresiones son de ser un buen juego familiar, para jugar con los más pequeños de la casa, y opinamos que es el público principal para este juego. Por supuesto, es perfectamente jugable con público adulto, siempre y cuando os guste los juegos de mecánica deductiva matemática, ya que es donde recae principalmente el peso del juego.

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

¡Ninguna historia es igual!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s