Reseña de Espinas, un juego de mesa narrativo de terror

Tenéis una cuenta pendiente con un Mal que no conoce el reposo. Algo terrible os convoca de nuevo, quince años después de vuestra primera visita al viejo sanatorio. Algo que anhela vuestra destrucción con todas sus fuerzas. Os espera en las entrañas de un edificio abandonado. Exige que recordéis. Quiere cerrar el círculo. Clama venganza.

Espinas es un juego de mesa narrativo de terror autoría de José Lomo y diseño gráfico de Cecilia Jos, y que publica Nosolorol, a quienes agradecemos habernos facilitado esta copia para la reseña.

El juego está diseñado para jugar de 3 a 6 jugadores de más de 14 años y tiene una duración aproximada de entre 60 a 120 minutos por partida.

La caja del juego es de tamaño pequeña, con un inserto de cartón en su interior para organizar los componentes.

A continuación os listamos el contenido del juego:

  • 1 tablero reversible
  • 10 marcadores de Escena
  • 18 marcadores de Tregua
  • 6 cartas de Protagonista
  • 3 cartas de Acceso
  • 40 cartas de Escenario
  • 40 cartas de Evento
  • 10 cartas de Regresión
  • 13 cartas de Espinas
  • 1 libreto con las reglas del juego

Compartimos un vídeo que hemos preparado con el unboxing del juego.

Espinas es un juego en el que los jugadores deben narrar sus experiencias vividas en el tétrico sanatorio y, 15 años después, realizar una regresión al lugar de los hechos. Un juego que suma la imaginación, interpretación y memoria para disfrutar de una fantástica sesión de terror.

Mecánica

Espinas en un juego narrativo cooperativo en el que el objetivo de los jugadores es entrar al sanatorio y lograr sobrevivir en su regresión al mismo, 15 años después. Si uno, o más jugadores, logran sobrevivir a la regresión, han ganado la partida.

En la preparación de la partida, los jugadores colocan el tablero en el centro de la mesa y se sientan alrededor. Este tablero a doble cara, por un lado presenta el modo de juego corto con menos escenas y por el otro lado el modo de juego largo con más escenas. Se barajan las cartas de personaje y se reparte una a cada jugador aleatoriamente, teniendo en cuenta que siempre debe jugarse el personaje de Nieves, independientemente del número de jugadores en la partida. Después, siguiendo las indicaciones del reglamento, se crean los mazos de Escenario y de Evento, estos mazos se forman con 7 cartas, para el modo de juego corto y fácil, o con 10 cartas, para el modo largo y difícil. El resto de cartas sobrantes se colocan en los diferentes espacios reservados para estos en el tablero.

La partida comienza con la fase de exploración, el jugador que interpreta a Nieves pronuncia la introducción al juego con la frase “Aquella noche decidimos entrar en el viejo sanatorio abandonado… y esto es lo que ocurrió”, entonces roba la carta superior del mazo de Escenario y la carta superior del mazo de Evento. El jugador lee las dos cartas y después narra una escena que incluya la hora en la que ocurre, que viene marcada por la posición del tablero y va de la 01.00h en adelante, que mencione el personaje que protagoniza esta escena, que aunque incluya otros jugadores debe incluirse él mismo como protagonista, que cite el título exacto del escenario en el que toma lugar esta escena, y el evento que toma lugar en esta escena, haciendo especial énfasis en citar literalmente los textos escritos en amarillo y los subrayados.

Después, siguiendo las indicaciones de la carta, el jugador que acaba de narrar la historia pasa el turno al siguiente jugador y coloca las 2 cartas boca abajo en la hora del tablero que toma lugar la escena. Uno a uno, los jugadores van narrando sus diferentes escenas que, por la propia configuración del mazo, van aumentando la tensión y el terror de la partida. El último escenario es recomendable narrarlo de una manera más elevada, con algo más de terror, y con los ruidos, golpes o incluso gritos, que hagan de la escena algo memorable.

Ahora comienza la fase de regresión. Se barajan las cartas de regresión pertinentes (las 10 para partidas largas, pero solo las 7 necesarias para partidas cortas) y las cartas de espinas, formando 2 mazos que se colocan en el centro del tablero de juego. Además, se preparan los marcadores de Tregua y de Escena en un lugar accesible para los jugadores.

Comienza el primer turno el jugador que estaba a la izquierda del que narró la última Escena de la fase de exploración, que pronuncia la introducción a la regresión con la frase “Quince años después, volvemos al sanatorio. Debemos terminar lo que empezamos aquella noche. El Diablo está en los detalles, así que es importante que recordemos todo lo que ocurrió”. El jugador toma una carta de regresión del mazo correspondiente que le indica una hora de la fase de exploración, entonces debe realizar una regresión en la que narra los detalles de la fase de exploración, que indique el personaje que protagoniza esta escena, que cite el escenario de la escena, y el evento que toma lugar en esta escena, intentado citar literalmente aquellos en los que había puesto más énfasis el narrador (los textos escritos en amarillo y los subrayados).

A partir de este punto, cuando comienza la regresión, los jugadores deben recordar fielmente los diferentes hitos marcados como imprescindibles en el reglamento, y pueden apoyarse en pequeñas ayudas de otros jugadores en función de las diferentes reglas especiales que tiene cada jugador, que permiten ayudarse unos a otros.

Lograr recordar correctamente premia con contadores de Tregua, que pueden utilizar en otras escenas para logar pistas de otros compañeros o volver a intentar repetir algún dato de la descripción, aunque por el contrario, en caso de no recordar correctamente, y fallar algunos datos de la escena, hace sufrir las Espinas que dan nombre al juego. En caso de fallar, el jugador roba una carta de Espinas, en la que aparece una parte de literatura narrativa para la historia, y un castigo de diferentes tipos como la muerte de uno o más personajes.

Los personajes continúan robando las diferentes cartas de regresión y narrando, una a una, las diferentes escenas de la fase de exploración que aparecen. El jugador que resuelve la última Escena de regresión puede acabar con un epílogo narrativo, describiendo qué sucedió en realidad y dando respuestas al relato. Si todos los personajes mueren, antes de resolverse las diferentes escenas, el Mal del sanatorio ha vencido a los jugadores. Si por el contrario, como mínimo, uno de los jugadores ha conseguido sobrevivir al sanatorio, los jugadores cuentan puntos en base a las escenas recordadas, espinas recibidas y personajes muertos y obtienen una puntuación para intentar superar en futuras sesiones.

Si os interesa conocer el juego con más profundidad, y detalles, podéis descargar el reglamento en el siguiente enlace.

Opinión

Lo primero que pensamos al tener Espinas en nuestras manos es en las noches de Halloween, o de Todos los Santos, de San Juan o incluso en Carnaval, y es que es un juego que, sin lugar a dudas, va a ser el protagonista de muchas terroríficas sesiones temáticas. Es fantástico que todo el material necesario para jugar esté incluido en la caja.

El elemento más destacable es que se trata de un juego narrativo y muy inmersivo, un excelente juego para narrar y dejarte llevar por la historia, en la que la ausencia de director de juego hace que el peso de la partida y la diversión del juego recaiga entre todos los jugadores a partes iguales.

El juego es perfecto para jugadores acostumbrados a los juegos altamente narrativos y de interpretación, que se harán rápidamente con una fantástica trama, pero gracias a su sistema storytelling, también para introducir a nuevos jugadores a los juegos de rol y los juegos narrativos.

El sistema de juego es muy asequible y, al disponer de 2 modos diferentes de juego, es perfectamente escalable a cada sesión y grupo de juego, tanto para jugadores que nunca hayan jugado a un juego de mesa narrativo con sencillas reglas de asimilar, como para jugadores más experimentados que quieran disfrutar de juego que mezcla fantásticamente la narrativa, interpretación y memoria.

En cuanto a la rejugabilidad, el juego dispone de muchas cartas de escenas y eventos, por lo que en cada nueva partida la historia se ramifica tomando rumbos muy diferentes. Por supuesto, el hecho de ser un juego completamente narrativo depende de todos y cada uno de los jugadores el crear una nueva historia, por lo que es muy importante una buena imaginación y predisposición en cada nueva partida.

El aspecto artístico es fantástico, tanto la maquetación como las ilustraciones son realmente bonitas y evocadoras. Se nota que la ilustradora ha puesto mucho cariño en el diseño de este juego.

Nuestras impresiones sobre este juego son excelentes y, como os anticipábamos, va a ser el protagonista de muchas sesiones nocturnas de Halloween, o Todos los Santos, de San Juan y de Carnaval.

Hazte con tu Espinas a un precio excelente en Dungeon Marvels.

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

¿Seréis capaces de sobrevivir a la escalofriante regresión?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s