Reseña de Ludi Gladiatorii

tortugames-LudiGladiatorii

Tú lo sabes bien: el corazón que late en Roma es en la arena del Coliseo. Por eso en tu ludus impones disciplina y entrenas a los mejores gladiadores. El entrenamiento es duro, desde luego, ¿pero no es más duro caer en la arena entre los abucheos del público? Sólo los mejores gladiadores alcanzarán su premio: volver a la arena para luchar un día más.

Hoy os reseñamos el juego de mesa Ludi Gladiatorii, un juego de cartas diseñado por Alfonso G. Rueda e ilustrado por Pedro M. Vinaches, que nos ha sido facilitado por su propia editorial TortuGames. 

La joven editorial madrileña TortuGames, para los que aún no la conozcáis, son estos dos amigos con la pasión en común por los juegos y a la ilustración, que decidieron que trabajando juntos tendrían algo que aportar al mundo de los juegos de mesa.

20151229_084322

Ludi Gladiatorii está diseñado para jugar de 2 a 5 jugadores a partir de los 10 años y con una duración aproximada de 40 minutos por partida.

La caja del juego es de medidas pequeñas (160x115x55mm) y una vez destroquelamos todo su contenido comprobamos que el espacio es el exacto para su contenido.

Componentes

A continuación os listamos el contenido del juego:

  • 1 cuaderno de instrucciones
  • 82 fichas de cartón (36 de moneda, 25 de puntos de victoria, 15 de favor del público, 5 de campeón y 1 de jugador inicial)
  • 110 cartas (51 de gladiador, 34 de edificio, 15 de combate y 10 de evento)

Ludi Gladiatorii se basa en conseguir 7 puntos que simbolizan la fama y la gloria de tu ludus, que conseguirás retando y venciendo a tus rivales en la arena con tus gladiadores.

El juego tiene una sencilla configuración inicial en la que cada jugador tiene 3 edificios iniciales, 2 gladiadores novatos y 3 monedas. En el centro de la mesa se colocan los edificios y el mazo de gladiadores novatos boca arriba y los mazos de combate y gladiadores veteranos boca abajo, juntamente con las fichas de puntos de victoria y monedas.

Al comienzo del turno se enderezan las cartas giradas de gladiadores y se aplican las habilidades de las cartas que se activan al inicio del turno. Además si el jugador tiene menos de 2 gladiadores se toman gladiadores novatos hasta llegar a 2, y sí se tienen menos de 2 edificios se toman edificios de los edificios “iniciales” hasta llegar a 2.

Después de esta primera fase se emplean los gladiadores para alguna de las siguientes tareas:

  • Combatir: El jugador escoge uno o varios de sus gladiadores y desafía a otro jugador que disponga de cómo mínimo un gladiador para aceptar el desafío, que podrá aceptar incluso con un gladiador en que su carta esté girada. El jugador atacante gira su carta y paga el coste del combate (1 moneda para novatos y 2 para veteranos). Una vez designado el atacante y el defensor, se levanta una carta de combate, las espadas se suman al número de la habilidad de armas del atacante, y los escudos se le suman al defensor. La mayor habilidad de armas gana el combate y si es un empate gana el gladiador atacante. El jugador al que pertenece el gladiador ganador toma un punto de victoria del centro de la mesa. Además algunas cartas tienen otros símbolos especiales, como por ejemplo, una calavera que hace que la carta del gladiador derrotado sea eliminado y se vaya a la pila de descartes del mazo correspondiente.

  • Trabajar: El jugador puede escoger uno o varios de sus gladiadores y darle orden de ponerse a trabajar. El jugador gira la carta de gladiador y toma el número de monedas que indique la carta por trabajar. Recordamos que aunque esté la carta girada podrán defender normalmente en caso de ser desafiado en otro turno por algún otro rival.
  • Construir o derribar edificios: Se podrá girar la carta de uno o varios gladiadores para construir alguno de los edificios que hay en el centro de la mesa sumando la habilidad de construcción de los diferentes gladiadores empleados, con las premisas que el máximo número de edificios por jugador será de 5, no se pueden repetir edificios y cada gladiador solo puede participar en la construcción de un edificio. En algunas ocasiones para construir edificios nuevos deberemos derribar otros edificios existentes, para este proceso seguiremos el mismo proceso que para su construcción. Indicar que al final del turno del jugador deberá tener como mínimo un edificio construido por cada gladiador, si los gladiadores superasen el número de edificios debería de descartarse de ellos hasta igual el número.

Por último, al final de tu turno, puedes decidir iniciar una subasta. Si el jugador dispone de más edificios que gladiadores podrá realizar una subasta. El jugador toma las 3 primeras cartas de gladiador veterano y elige una de ellas, la coloca sobre la mesa y el primero en pujar será el jugador que está sentado a su izquierda que deberá pujar el precio mínimo marcado en la carta o más. Así sucesivamente y en orden de las agujas del reloj irán pujando el resto de jugadores hasta llegar al jugador que realiza la subasta. Solo podrán participar los que dispongan de edificios suficientes para poder alojar un nuevo gladiador. Ganará la subasta la puja más alta o la última puja que iguale la puja más alta. Ese jugador será el que se quede con el gladiador veterano.

La partida acaba cuando un jugador consigue 7 puntos de victoria o los puntos de victoria previamente pactados entre los jugadores si se quiere alargar un poco más la partida.

Existen muchos tipos de edificios en el juego como por ejemplo las Catacumbae en que los novatos ganan +1 cuando atacan, el Forum que da una moneda cuando entra en juego y ganas una moneda cada vez que construyes un edificio,  el Macellum en que se gana una moneda cada vez que inicies una subasta o el Templum que ganas un punto de victoria al entrar en juego. Destacar que los edificios que otorgan puntos de victoria se han de conservar hasta el final de la partida ya que no pueden derribarse ni destruirse.

El juego además incluye la ampliación Historiae, en el que a partir del segundo turno el jugador inicial al principio de su turno roba una carta de un mazo de eventos con reglas especiales que afectan al turno completo de todos los jugadores, y que hace si cabe mucho más variado el juego.

Otro módulo adicional es Campeones, donde los jugadores dispondrán de un campeón que al desafiar a un rival, este deberá de defenderse con lo propio, su campeón. El campeón que gane, además del punto de victoria habitual recibirá otro punto de victoria adicional que le robará al jugador rival.

El favor del público es otro módulo de juego que añade el juego. En este cada vez que un gladiador gane un combate recibe una ficha de Favor del público que podrá usar en futuros combates para levantar una segunda carta de combate gastando una ficha o tantas como quiera, además decidiendo si estas nuevas cartas se aplicarán o no al combate.

Además, esto no acaba aquí, el reglamento nos da una serie de variantes con reglas alternativas para modificar las partidas, como realizar un draft con los edificios iniciales a repartir, perder el dinero ofrecido en las pujas de las subastas aún no  habiéndolo ganado o realizando todos los jugadores pujas simultáneas ocultando las monedas bajo su mano.

A continuación os mostramos un video que hemos preparado con el unboxing del juego.

Opinión

Ludi Gladiatorii nos ha parecido un juego ágil de jugar, entretenido y muy divertido. El juego incluye muchos factores de otros juegos como construcción de edificios, faroleo, subastas, azar al robar cartas y estrategia en el desarrollo. Si bien es cierto que cada fase incluye muchas opciones para realizar, en pocos turnos se automatiza la secuencia de juego y se convierte en un juego rápido y fluido, y sobre todo, muy divertido. Esto hace que sea un juego estupendo para jugar con los amiguetes más “pro” ya que disfrutarán con las múltiples estrategias a seguir, pero perfectamente apto para jugar con amigos que se inicien y que queramos subir un nivel más por encima de los clásicos introductorios.

La rejugabilidad tiene un grado muy alto, además de ser un juego con muchas posibilidades como base, los objetivos desbloqueados durante la campaña han hecho que sea algo así como un juego base más 2 expansiones, haciendo que sea realmente más rejugable si cabe, con módulos como Campeones y Favor del público.

El aspecto gráfico del juego es simplemente genial. Tanto las ilustraciones de los edificios como la de los gladiadores están magníficamente ilustradas al estilo realista, representando gladiadores de toda civilización y de edificios clásicos reconocidos.

Personalmente el juego nos encanta por su mecánica, o mejor dicho, por sus mecánicas. El hecho de disponer de una mecánica mixta en función de la secuencia de juego como realizar una puja para llevarte un gladiador o farolear en la misma para incrementarla a tener que llevar a cabo un combate levantando una carta con el favor del público de tu lado, nos ha parecido muy divertido.

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

¿Puedes imaginar el rugido ensordecedor de la plebe aclamando a tus gladiadores mientras luchan por su vida en la arena del Coliseo? Toma el mando de tu propia escuela de gladiadores y adiestra a tus campeones, construye prácticos edificios, participa en emocionantes subastas, ¡y reta a tus rivales para completar el camino hacia la gloria del Coliseo!

2 comentarios en “Reseña de Ludi Gladiatorii”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s