Aquelarre 25 Aniversario

Aquelarre

Carretas repletas de cadáveres resbalan por las calles embarradas de una ciudad deshabitada. Monjes copistas escriben en silencio en frías salas de monasterio. El martillo cae una y otra vez sobre el metal al rojo en el taller del herrero. Flores de fragante olor se abren en los jardines privados de la corte. Adustos y callados soldados marchan por caminos polvorientos en busca de enemigos, sean infieles o no. Es el mundo de la Edad Media, el que conocieron nuestros antepasados, el que conformó nuestro presente.

Pero más allá de lo humano, en lo más profundo de los bosques, en la cueva más solitaria, en la celda más recóndita, en lo más oculto del corazón humano, viven las leyendas. Los demonios pisan castillos, los duendes se ocultan en la floresta, los alquimistas utilizan hechizos y las brujas ríen y ríen alrededor de la hoguera, en un claro de un bosque bañado por la luz de la luna, mientras el demonio, sentado entre ellas, levanta su cabeza de macho cabrío y te sonríe, directamente a ti, lector:

“Bienvenido al Aquelarre”

Aquelarre25th

Hoy hace 25 años de aquel martes y 13 de Noviembre de 1990 en que se imprimió la 1ª edición de Aquelarre, el primer juego de rol escrito y editado en nuestro país que ha pasado durante todos estos años por editoriales como Joc Internacional, La Caja de Pandora, Proyectos Editoriales Crom y Nosolorol actualmente.

En esta especial entrada de hoy hacemos una breve reseña, unas pinceladas del juego, comentadas con Ricard Ibáñez, su creador, quién además de diseñador de juegos de rol, es historiador y escritor de narrativa histórica. Además, Monse Fransoy, una de las ilustradoras, nos ha hecho llegar algunas de las ilustraciones originales y bocetos que de la primera etapa de Aquelarre en Joc Internacional, así como trabajos inéditos como del “Angelicum Natura”, un suplemento que nunca llegó a publicarse. Y, por si fuera poco, unos invitados especiales pondrán fin a la reseña con unas palabras para Aquelarre y para Ricard.

57bfa3b507d7cc4e645b2ac2f479e546_original

IMG_20150905_180424

Juegos y Dados – Ricard, felicidades. Felicidades por tu obra, por haber cumplido 25 años y por continuar en la brecha con tu fantástico trabajo. ¿Qué tiene Aquelarre para perdurar tanto en el tiempo?

Ricard – Hace un tiempo un aficionado me escribió contándome como anécdota la cara que le puso su mujer y unos amigos cuando, en una excursión organizada de padres e hijos del colegio, se puso a explicarles a los niños cómo, en su día, defendió el castillo, ése mismo castillo. Jugando a Aquelarre, por supuesto. Creo que el acierto de Aquelarre fue su cercanía. Que las tradiciones mágicas sean nuestras, que las criaturas sean nuestras y que el espíritu del juego (a caballo entre la picaresca, el oportunismo y, cuando corresponde, la heroicidad más suicida) sean también nuestros. 100 x 100 producto hispano. Rechace imitaciones.

Aquelarre es un juego de rol ambientado en la Península Ibérica en la baja Edad Media, entre los siglos XIV y XV, con un marcado toque histórico sobre la realidad de la época en la que señoras y señores, señores y vasallos, ricos y pobres, viejos y mancebos, doncellas y matronas coexisten con las supersticiones, las leyendas, la magia y la locura, donde los más profundos bosques y recónditos lugares ocultan a seres malignos dispuestos a salir en la seguridad de la noche para realizar toda clase de perversidades a los pobres desdichados que se crucen. Meigas, Lobisomes, La Santa Compaña, Lilith y el mismísimo Diablo están ahí fuera, esperándote.

BocetoRincon

El trasfondo histórico es, como hemos dicho, en la Península Ibérica durante la Edad Media, una época en la que la se encontraba dividida en diferentes reinos; Castilla, Aragón, Portugal, Navarra y Granada, albergando sus propias lenguas, etnias y costumbres. Una época en la que la inmensa mayoría de la población eran campesinos o pueblerinos muy pobres y prácticamente analfabetos, mientras que unos pocos señores feudales y la iglesia tenían todo el poder económico. Además de las diferentes guerras de la época y del hambre, debido a las marcadas diferentes clases sociales, la peste sacudía la Península y Europa de una manera devastadora. Este es la realidad, el mundo racional de Aquelarre…

Santa Compaña

…Pero existe otra realidad, el mundo irracional. Muchísimos de los mitos de leyendas y de criaturas despiertan en Aquelarre. Criaturas locales como los catalanes Follets, los vascos Idixtas o los Duendes de Castilla son algunos que toman forma. Los demonios elementales como Gnomos, Ígneos,  Silfos, Sombras y otros son secuaces de los séquitos de otros demonios superiores aún más peligrosos. Y por si esto fuera poco, existe una corte de demonios menores organizados y además, Lucifer. Además existe la alquimia y la magia, algo que, además de las brujas, algunos personajes pueden usar y controlar mediante pociones, ungüentos, talismanes o ritos ceremoniales, eso sí, siempre con la discreción de no ser vistos por ningún espectador indiscreto para evitar ser perseguidos y ajusticiados por la Fraternita Vera Lucis, una hermandad antecesora la Inquisición que perseguía a todo ser irracional y seguidor del Diablo, así como a todo practicante de cualquier tipo de magia.

57bfa3b507d7cc4e645b2ac2f479e546_original

Dramatis Personae

EscribaLos personajes en Aquelarre viven o han nacido en alguno de los reinos en que forman la Península Ibérica de Baja Edad Media, que son Corona de Castilla, Corona de Aragón, Reino de Granada, Reino de Navarra y Reino de Portugal. Además de los reinos, los personajes pertenecen a pueblos o grupos étnicos como son los Árabes, Aragoneses, Asturleoneses, Castellanos, Catalanes, Gallegos, Judíos, Mozárabes, Mudéjares, Navarros, Portugueses y Vascos.


Juegos y Dados
– ¿Qué clase de poder oscuro cierne sobre Aquelarre que hace que los jugadores interpreten tan concienzuda y carismáticamente a sus personajes en los acentos de sus reinos?

Ricard – Me temo que es el signo de los tiempos. Quizá un jugador con poca experiencia (o poco leído) no sepa cómo se comporta un Melnibonés en el mundo de Elric, o un elfo del Bosque Oscuro en la tierra media, pero seguro que si le dices que lleva un maño medieval, un gallego, un asturiano, un musulmán lo coge enseguida… Al fin y al cabo, es algo que tiene a mano hoy en día. No se le hace ajeno.

AlquimistaEl siguiente aspecto fundamental que da carácter al personaje es la posición social, los jugadores pueden dentro de la sociedad cristiana ser esclavos, campesinos como colonos, vasallos o siervos de gleba, villanos, burguesía, baja nobleza como señor, caballero o hidalgo, y hasta de la más alta nobleza como barón, vizconde, conde, marqués o incluso Duque. Entre la sociedad judía podían ser burgueses o villanos. Y en la sociedad islámica esclavos, campesinos, ciudadanos, mercaderes, baja nobleza como Sa’id o al-Barraz y alta nobleza con posiciones como Qadi, Emir, Shayj o Sharif.

Juegos y Dados – En la última edición del juego se contempla el método de creación clásico y el de libre elección donde jugadores puede mejorar su posición social, aunque quizás el sistema original marca mejor la proporción de campesinos en un grupo, ¿no crees? ¿Qué motivó esta decisión?

Ricard – Antonio Polo y yo queríamos mantener el sistema clásico de creación de PJ, pero la editorial nos propuso hacer un sistema de creación a base de puntos. Llegamos al consenso de poner los dos sistemas y que la gente eligiese.

GuerreroLo siguiente que marca el personaje es su ocupación, podría afirmar que Aquelarre es uno de los juegos que más ocupaciones, profesiones, clases, clanes o como le queramos llamar que contempla un juego de rol, y eso es porque ha recogido muchísimas de las profesiones que existían en la realidad de la época además de las ficticias. Las profesiones básicas son alguacil, almogávar, alquimista, ama, artesano, bandido, barbero cirujano, brujo, bufón, caballero de orden militar, cambista, cazador, clérigo, comerciante, cómico, cortesano, curandero, derviche, embaucador, escriba, ghazi, goliardo, infanzón, juglar, ladrón, mago, malsín, marino, médico, mediero, mendigo, monje, muccadim, pardo, pastor, pirata, qaina, rabino, ramera, sacerdote, siervo de la corte, soldado, trovador y ulema.

Juegos y Dados – Francamente, es impresionante haber pasado de 16 profesiones de la primera edición a 44 profesiones en la actual edición, creo que no recuerdo un juego con tal diversidad de profesiones/clases. ¿Añadirías aún alguna más?

Ricard – Siempre hay alguna más para añadir… El Alfaqueque, por ejemplo, era un funcionario de frontera, tanto en la zona cristiana como en la musulmana, que se encargaba de cruzar la frontera como intermediario de particulares, ya fuera para arreglar tratos comerciales en la paz como para gestionar el rescate y entrega de cautivos en caso de guerra. ¡Pero como ponga alguna más el editor me asesina! Se trata de que los jugadores tengan donde elegir, pese a los impedimentos por nacimiento.

Además de estos importantísimos rasgos, otros como la profesión paterna y la situación familiar, los atributos físicos, sociales y mentales, los conocimientos, la suerte o la templanza definen aún más el personaje. Aunque aún hay algo que marcará más su futuro en el mundo de Aquelarre, su equilibrio entre Racionalidad e Irracionalidad, su capacidad de creer en el mundo físico al alcance de sus ojos versus el mundo que se esconde entre las sombras, de la magia y del mismo demonio.

Juegos y Dados – ¿La característica Templanza fue un gran acierto a mi parecer. A los jugadores que llevan años de partidas a sus espaldas, ¿qué coeficiente les aplicas? ¿10D10?

Ricard – A los jugadores ni agua, A sus personajes, si son venerables y hay que adaptar la ficha a la nueva edición, les dejo tirar por la característica de Templanza (25+5D10) ignorando los 1 y los 2 en la tirada.

Soldados

Juegos y Dados – Racionalidad e Irracionalidad, ilustra a los chicos nuevos en Aquelarre sobre el por qué de este fundamental rasgo.

Ricard – Muy rápido: Ambas suman 100, y se definen en porcentaje. La Irracionalidad indica lo que crees en la magia y en las criaturas mágicas y diabólicas, la racionalidad lo que NO crees en ellas. Así, una Racionalidad 70 / Irracionalidad 30 es una persona poco supersticiosa que no cree demasiado, ni en bichos raros, ni en magias. Cuanto más crees en la magia más vulnerable eres a ella, y a la vez más poderoso a la hora de utilizarla (pues depende directamente de tu porcentaje de Irracionalidad). Al mismo tiempo, cuando menos crees en ella menos te puede afectar (es decir, la  tirada de Racionalidad es el equivalente a la tirada de protección contra conjuros).

 57bfa3b507d7cc4e645b2ac2f479e546_original

Rerum Demoni

AngelicumInedito

La palabra demonio que proviene de daimon, es la transcripción latina del término filosófico griego se trata de un ser, que podría ser bueno o malo, en una forma intermedia entre los hombres y los dioses. Parece que Sócrates contaba con un daemón que le hablaba y ayudaba. La palabra daemón podría derivar del vocablo daemones que significa “el que sabe” o de “daio” que significa “distribuir destinos”. En este importante capítulo de Aquelarre se trata del Diablo, sus sirvientes y del infierno.

Juegos y Dados – Este capítulo que da nombre al juego es indispensable, si hay aquelarres hay demonios. En la primera edición incluía una página sobre estos frente a las más de 30 que hay ahora, sin contar suplementos solo contando los básicos de una y de otra. ¿Qué nos cuentas sobre ello?

Ricard – Siendo el juego “demoníaco medieval” era lógico que se hiciera mayor incidencia y se les fueran dedicando suplementos… De todos modos, no seas injusto: con el tiempo también les hemos ido dando mayor protagonismo a los ágeles y toda la hueste celestial…

Los gobernantes del Infierno son Lucifer juego con los dos príncipes, Astaroth y Belzebuth.

AquelarreLucifer, Rey de los Infiernos. Luzbel el que fuera uno de los principales ángeles del cielo, el más luminoso y hermoso, después de sus disputas con Dios por Adán, comenzó a intrigar para apoderarse del trono celestial. Se produjo una batalla en el Cielo que hizo caer a Luzbel extinguiendo su luz, por lo que Dios decidió cambiar su nombre por el de Lucifer, aunque el prefiera llamarse simplemente Satanás, “el Adversario”. Lucifer puede adoptar cualquier forma, aunque su preferida es la de un muchacho joven con un par de alas negras a la espalda y con un rostro inhumanamente hermoso.

Belzebuth, Señor de la Guerra y Astaroth, Señor de la Mentira son príncipes del infierno, aunque en la sombra planean como usurpar el trono a Lucifer y gobernar el Infierno.

Otros demonios superiores son Agaliarepth, Demonio de la Magia Negra, demonio tutelar de los magos goéticos, Frimost, Demonio de la Destrucción, demonio con ansias de destruir y crear odio, Guland, Demonio de la Envidia, que transmite la enfermedad y la mala suerte, Masabakes, Diablesa de la Lujuria, que acomete contra las personas e incita para cometer actos de adulterio y promiscuidad, Silcharde, Demonio del Dominio, que adoran todos aquellos que ansían el poder y control sobre las vidas de otras personas y Surgat, Demonio de las Riquezas, que se caracteriza por la avaricia.

Los demonios menores son, Abigor, Mariscal de las Hordas Infernales, Andrialfo, Marqués del Bosque de los Suicidas, Anazareth, Tesorero del Infierno, Baalberith, Archivero Mayor y Bibliotecario del Infierno, Bael, Primer Rey de los Infiernos, Balachia, Cortesano del Infierno, Banastos, Herrero del Infierno, Barbatos, Antiguo Conde del Valle de la Soledad, Barbu, el Demonio Barbudo, Beherito, Duque del Abismo Tenebroso, Belfegón, Consejero de Lucifer, Bileto, Príncipe del Infierno, Camos, Señor de la Lisonja, Dagón, Demonio de los Mares, Dantalo, Duque del Infierno, Haborimo, Duque del Mar de las Llamas, Keteh Merini, Señor del Mediodía y de los Calurosos Veranos, Lilith, Archiduquesa de las Islas de la Culminación, Nergal, Jefe de la Policía del Infierno y Sintanal, El Corruptor Alquimista.

Son unos cuantos demonios los que sustentan la corte en el Infierno, pues además disponen de una serie de criaturas nacidas en lo más profundo del Infierno y que aparecen a veces en la Tierra, y en muchas ocasiones acompañado por un demonio menor o algún elemental, invocados por algún adorador o realizando fechorías a diestro y siniestro. Desterrados, diablillos, gorgonas, sirenas… son algunos de estos engendros.

Gnomos, Ígneos, Íncubos y Súcubos, Ondinas, Silfos y Sombras son los demonios elementales instrumentos del Infierno, que son los que realizan las fechorías en nombre de sus amos, muchas veces con ayuda de los demonios menores o engendros.

Juegos y Dados – ¿Es habitual o debería ser habitual cruzarte con un demonio en Aquelarre, es terror psicológico y trasfondo de partida o depende de la ocasión o las circunstancias de la partida?

Ricard – Aunque admito que a veces abuso un poco de demonios y engendros demoníacos (hubo un tiempo en que metía una visita al Infierno casi en cada campaña) Aquelarre ofrece un abanico de posibilidades mucho mayor: criaturas irracionales que no tienen nada que ver con demonios ni con ángeles, magia realizada por humanos (sin intercesión de ninguna criatura) o incluso aventuras cien por cien históricas, sin magia ni criaturas sobrenaturales ni diabólicas. es el Director de Juego el que tienen  que marcar el tempo de su campaña y decidir el nivel de Irracionalidad que le quiere meter.

57bfa3b507d7cc4e645b2ac2f479e546_original

Manuales y Suplementos de la Historia de Aquelarre

A continuación os indicamos los principales manuales y suplementos aparecidos en la historia de Aquelarre desde su primera publicación hasta día de hoy.

Joc Internacional

  • Aquelarre (Joc Internacional, 1990)
  • Lilith (Joc Internacional, 1991)
  • Rerum demoni (Joc Internacional, 1992)
  • Danza Macabra (Joc Internacional, 1992, reeditado por Proyectos Editoriales Crom en 2002)
  • Rinascita (Joc Internacional, 1993)
  • Dracs (Joc Internacional, 1994)
  • Rincón (Joc Internacional, 1995)
  • Villa y Corte (Joc Internacional, 1996)
  • Aquelarre (La Caja de Pandora, segunda edición del juego, 1999)

Caja de Pandora

  • Mitos y Leyendas Vol.0 + Pantallas (La Caja de Pandora, 2000)
  • Mitos y Leyendas Vol.I Ad Intra Mare I (La Caja de Pandora, 2000)
  • Mitos y Leyendas Vol. II Ad Intra Mare II (La Caja de Pandora, 2000)
  • Mitos y Leyendas Vol. III Ultreya (La Caja de Pandora, 2000)
  • Aker Codex: Fogar de Breogan (La Caja de Pandora, octubre de 2000)
  • Aker Codex: Jentilen Lurra (La Caja de Pandora, marzo de 2000)
  • Akercodex, las leyendas del macho cabrío (La Caja de pandora, 2000)
  • Aquelarre, la tentación (La Caja de pandora, segunda edición revisada, 2001)
  • El Tribunal de La Santa Inquisición (Codex Inquisoturius) (La Caja de pandora, 2001)

Crom1

  • Codex Inquisistorius. El Tribunal de la Santa Inquisición (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • La Fraternitas de la Vera Lucis (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • La Danza Macabra y otros relatos… + Pantallas (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Al Andalus (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Medina Garnatha (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Jentilen Lurra (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Ars Medica (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Grimorio (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Fogar de Breogan (Proyectos Editoriales Crom, 2002)

Crom2

  • El brumoso norte: Jentilen Lurra (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • El brumoso norte: Fogar de Breogan (Proyectos Editoriales Crom, 2002)
  • Sefarad (Proyectos Editoriales Crom, 2003)
  • Aquelarre Apócrifo (Proyectos Editoriales Crom, 2003)
  • Ars Carmina, el libro secreto de los juglares (Proyectos Editoriales Crom, 2003)
  • Ars Magna, el libro secreto de los alquimistas (Proyectos Editoriales Crom, 2003)
  • Descriptio Cordubae (Proyectos Editoriales Crom, 2003)
  • Aquelarre, la tentation (edición en francés del reglamento básico, Proyectos Editoriales Crom, 2003)
  • Danse macabre (traducción al francés de la pantalla y del suplemento, febrero de 2004)

Aquelarre Maquetación 1

  • Aquelarre (Nosolorol Ediciones, tercera edición del juego, 2011)
  • Asturies Medievalia (Nosolorol Ediciones, 2012)
  • Saeptum Arbitri (Nosolorol Ediciones, 2012)

Ars_Malefica Asturies_Medieva

  • Aquelarre: Breviarium (Nosolorol Ediciones, tercera edición del juego resumida, 2013)
  • Ars Malefica (Nosolorol Ediciones, 2013)
  • Lagendarium Inferni (Nosolorol Ediciones, 2014)

Daemonolatreia Maquetación 1

  • Daemonolatreia (Nosolorol Ediciones, 2015)
  • Bestiarium Hispaniae (Nosolorol Ediciones, 2015)

BestiariumHispaniae

  • Aquelarre (Nocturnal Media, 2015)
  • Aquelarre 25 Aniversario (Nosolorol Ediciones, 2015)

Aquelarre25aniversario

Juegos y Dados – Aquelarre, se ha escrito en castellano, catalán, francés y ahora en inglés. Ya es mucha gente que conoce el juego around the world pero el hecho de su aparición en la lengua de Shakespeare promete una segunda etapa muy importante en la historia de Aquelarre, ¿qué opinas?

Ricard – Bueno, es un sueño largamente acariciado (ya en fecha tan temprana como 1992 Steve Jackson, de visita en España, se volvió a Estados Unidos con un ejemplar de Aquelarre bajo el brazo). A nivel inmediato, me va a hacer replantearme escribir de una puñetera vez el Imago Europe 1350, que hace años que me reclaman los aficionados. Aunque la esencia de Aquelarre ha sido siempre su españolidad, quizá tengamos que pensar en ir asomándonos fuera de nuestras fronteras.

Juegos y Dados – Aquelarre, durante 25 años, ha pasado por muchas editoriales. Viendo el listado anterior con todo lo editado hasta la fecha, la gente que acude a tus presentaciones y el tema comentado de “Aquelarre por el mundo”, todo me lleva a pensar en que seguiremos celebrando muchísimos aniversarios más de Aquelarre. En cualquier caso, felicidades por estos veinticinco.

Ricard – Gracias. Quedáis invitados a las celebraciones del 50 aniversario. Prometo incluir fuegos artificiales.

57bfa3b507d7cc4e645b2ac2f479e546_original

¿Qué opina el pueblo sobre Aquelarre?

“Congratulations, Ricard, on the 25th anniversary of Aquelarre. The longevity of the game is well deserved, and I hope to be congratulating you again in another 25 years!”

Steve Jackson, President & Editor-in-Chief of Steve Jackson Games

“When Nosolorol approached me regarding the rights for a Spanish translation of Greg Stafford’s King Arthur Pendragon RPG, I requested a sample of the products they publish. As I scrolled through the PDF of Aquelarre that they provided, I immediately thought two things: 1) this was the company with whom I could trust King Arthur Pendragon, one of the greatest roleplaying games ever created, and 2) how is it possible that Aquelarre is not already available in English?

After delving deeper into the game, I could see how the demonic aspect might have been worrisome for American publishers in the 1990’s, but how did I overlook this when I owned White Wolf and we published other games like the German RPG Engel? One thing led to another and I find myself now as the publisher of an English-language edition of Aquelarre! I applaud the Ricard on his wonderful game, Nosolorol and Antonio Polo on this amazing 3rd edition, and I am very pleased that I can have a hand in extending both the life and the reach of this classic roleplaying game.”

Stewart Wieck, Founder & Owner of Nocturnal Media

subportada_daemonola

“Aquelarre, el juego de Ricard Ibáñez.

Érase un tiempo en que, cuando existía JOC, promovimos la creación autóctona. El hacedor supera al espectador. Nos gustaba la creación innovadora, lúdica, desde una concepción rigurosa de la estrategia con los recursos filosóficos y naturalistas de la dialéctica.

Me apetecía que adolescentes y jóvenes, chicos y chicas, activaran su capacidad crítica y su talento. ¿Qué mejor que jugar a las concepciones transgresoras, provocadoras, subversivas de la moral jesuítica de doble rasero? Aquella de que “el fin justifica los medios”.

Jugar y hacer aventuras era una excelente manera de enfrentarse a la sombra alargada de la Santa Inquisición. Un terror terrenal en nombre del celestial que se cebó con ahínco para eliminar a sangre y fuego la disidencia. Muchas mujeres condenadas como brujas. El lado oscuro se confunde con la vida, la historia, escondida, negada, vilipendiada y tergiversada.

En fin. Veinticinco años van. Celebro aquel martes trece que pasó a la vida real desde la fantasía bien irreal. Aquelarre tiene que beber de Alicia (en el país de las maravillas), de Pinocho y de Peter Pan.

Un abrazo a Ricard, a Arnal, a todas las que contribuyeron a engendrarlo, a las que lo alimentan con imaginación iconoclasta.”

Francesc Matas Salla, Fundador y Propietario de la legendaria y extinta Joc Internacional

“Veinticinco años de historia son muchos años para un juego de rol. Haber sobrevivido sería un triunfo para cualquiera, pero haberlo hecho convertido en unos de los juegos más queridos y jugados de la piel de toro, eso entra en un terreno que Aquelarre conoce bien: el de las leyendas. Haber sido editor de la nueva edición de Aquelarre ha sido un hito para mí y el primer punto de inflexión para Nosolorol. Por supuesto ha habido otros muchos hitos en el camino, pero sería injusto omitir que Nosolorol no sería ni la sombra de lo que es sin el impulso inicial que le proporcionó la tercera edición de este juego.”

Manuel J. Sueiro, Director general de Nosolorol Ediciones

“Aquelarre fue uno de los primeros juegos de rol comerciales a los que me aproximé, cuando iba todavía al colegio. Años después, en la Universidad, comencé a hacer mis pinitos como escritor de juegos de rol en un grupo creativo al que bautizamos como “mercenarios-rol” del que Ricard formó parte y, de hecho, algunos de los miembros del grupo acabaron escribiendo para el juego en su segunda etapa. Ahora, veinticinco años después, mirar a la estantería y ver a Aquelarre más fuerte que nunca, a punto de “cruzar el charco” y con una línea de suplementos estable y de gran calidad, hace que sienta una pizquita de orgullo por haber sido partícipe de algo así. Para mí es un honor ser editor de la que el propio Ricard considera “edición definitiva” del juego y haber realizado una pequeña contribución al suplemento dedicado a mi tierra, Asturias, con una aventura. Hoy, veinticinco años después, me resulta más fácil pensar que dentro de otros veinticinco seguiremos jugando a Aquelarre. Y lo que nos queda.”

Pedro J. Ramos, Responsable de Calidad de Nosolorol Ediciones

“Siempre he creído que el verdadero mérito de Aquelarre no es que fuera el primer juego de rol español que se publicó, sino la capacidad que tuvo y que tiene de poner sobre la mesa una mitología propia que siempre habíamos tenido ahí, delante nuestra, a mano, pero que hasta que maese Ricard no nos hizo medirnos cara a cara con mandrágoras, meigas y agotes habíamos pasado por alto, desdeñándola al baúl de las leyendas y cuentos infantiles. Como se suele decir, los árboles no te dejan ver el bosque, y Ricard nos enseñó el bosque y sus más oscuros secretos y recovecos.”

Antonio Polo, Aquelarre Apócrifo

Logo Calavera Antonio Polo

“Lo que siempre me ha fascinado de Aquelarre es que normalmente los personajes distan mucho de ser los grandes héroes que vemos en demasiadas películas o vídeojuegos, son personas normales que mueren de frío, con un puñal clavado en la espalda o devorados por los lobos. Muchos veces al comentar esto he notado gestos sorprendidos y un cierto recelo, pero los que lo conocen y disfrutan siempre lo escuchan con una sonrisa cómplice. Ese es el encanto de Aquelarre…”

Tanys, Cofradía Anatema

“Me autoimpongo esta pregunta a mí mismo. ¿Que fue para mi aquelarre? Tengo una respuesta muy clara a esta pregunta pero necesito viajar en la nube de mis recuerdos hasta mi primera partida de rol. Fue de aquelarre y dirigida por un tipo que parecía un macarrilla greñudo y simpaticón. Los que nos sentamos en esa mesa formamos un vínculo que nos lleva hasta nuestros días, con sus mas y sus menos. Recuerdo la sorpresa al ver esas pequeñitas piezas de cristal que encerraban tu destino en un destello. Aquella emoción teatral al retratar tu peculiar visión de aquel hombre primitivo que escapaba de tu mundo moderno.

Después de incontables aventuras vividas y dirigidas en el medievo, ahora y siempre la palabra Aquelarre me recuerda a Amistad.”

JR Despuig, Aquelarredvanced

“Aquelarre no fue mi primer juego de rol, ni el segundo. Pero si ha sido, sin lugar a dudas, al que más horas he dedicado, leyendo y aprendiendo muchas cosas de nuestro pasado que nos definen en nuestro presente, y del que más he recibido, y con esto me refiero a la gente tratada alrededor de Aquelarre, o sea, muchas horas con buenos amigos, algunos alrededor de la mesa de juego, o de unas cervezas, y otros desde la distancia. Tras decidir compartir el disperso material que se podía hallar en la red en mi blog Aquelarredvanced, dio lugar a contactar y conocer a algunos  de los responsables de que este juego sea para muchos lo que es hoy tras sus 25 años, y entre ellos se encuentra el propio creador del juego Ricard Ibáñez, a quien irán dedicadas estas palabras.

En resumen Aquelarre para mi son Jordi, Roberto, Albert, Jaume, Xevi, Ramón, Joan, Raquel, Juan Pablo, Iago, Eduardo, Antonio, Miguel, Antonio, Pedro, Ricard, Manuel, Pedro, Iván, Raul, Irene, y otros que de buen seguro mi mermada memoria no me permite escribir su nombre aquí y ahora…”

Albert Tarrés, Aquelarredvanced

“Hoy en día hay más oferta de juegos, de todo tipo. En los 90 triunfaba por un lado la fantasía (Dungeons…) y por otro Cthulhu. Bueno, algunos majaras nos divertíamos con cosas como Paranoia, pero no dejemos el tema. Ya ves, juegos dedicados a otros mundos. Aquelarre fue el primer juego que tuvo la habilidad de ver que la magia existe… entre nosotros, aquí mismo. Que lo que nuestros padres creían… da miedo. No hace falta buscar más lejos que en esos libros de historia, que tan aburridos parecían en el cole… que la realidad supera a la ficción.”

Miguel Aceytuno

subportada_saeptum

“Hace muchos, muchos años, en un reino perdido en el que no existían móviles ni internet y los ordenadores personales hacía poco que usaban disquetera (hasta hacía poco cargábamos los juegos con un casete) había grupitos de gente rara que se reunían por las tardes y noches en locales sórdidos y mal alumbrados. Sin duda pertenecían a alguna extraña secta de creencias blasfemas ya que se reconocían entre ellos por signos cabalísticos y palabras clave; rol, NPC, THACO, tiradas de iniciativa, etc. Además utilizaban objetos sagrados de índole geométrica y propósitos abstrusos, unos poliedros de múltiples caras llamados “dados”. En unos de esos antros apareció por primera vez aquello que ahora llamamos AQUELARRE…

Fue en ese ambiente, donde otra gente iba a bares y discotecas, en el que yo y otros de nuestro club tuvimos la suerte de poder jugar las primeras partidas de prueba. Estábamos acostumbrados al D&D y su ambientación “medieval-fantástica” que tenía poco de medieval y mucho de fantástica. Por contraste el nuevo juego tenía mucho de medieval y lo fantástico, sin ser abandonado, estaba arraigado al suelo de las leyendas medievales. Aquí te impregnabas de la suciedad del día a día, de los caminos polvorientos, las posadas de mala muerte y el mal vivir de la gente de a pie. Con un sistema de juego sencillo e intuitivo basado en la tirada del dado de 100 las partidas podían centrarse más en la trama que en la interpretación de las reglas. Así las intrigas y locuras personales de los jugadores cambiaban a menudo el argumento original del módulo para disfrute de todos (máster incluido). Para mí fue un volver a vivir la frescura del rol que quizás se había amortiguado un poco a fuerza de ser el héroe mata dragones de los otros juegos.”

Enric Grau

“Es la segunda vez que me piden que escriba sobre el 25º aniversario de Aquelarre. Y de nuevo me enfrento a ello sin saber muy bien que decir al respecto.

Tal vez sea porque lo he visto crecer ante mi desde el principio, y las anécdotas son tantas que es difícil escoger sólo una. Tal vez sea porque aquel juego que algunos creían que era tan sólo flor de un día se ha convertido en un robusto roble, con unas raíces que lo aferran fuertemente al suelo y han evitado que cayera derribado pese a las diversas y duras crisis que ha sufrido el rol en nuestro país. Tal vez sea porque es, de lejos, uno de los juegos nacionales sobre los que hay más literatura, y sus suplementos y aventuras pueden llenar más de una estantería. Tal vez porque sus seguidores, aunque no demasiado ruidosos ni especialmente hiperactivos, pero si especialmente fieles, han permitido que Aquelarre sobreviva a lo largo de todos estos años pasados, y también será así en los venideros.

O tal vez sea porque está escrito por Ricard Ibáñez, a quien sin pudor ni error, y según los cánones establecidos por Don Juan Manuel en El Conde Lucanor, puedo llamar amigo. Y por todo ello, sobran las palabras.”

Ernest Urdi

20151107_202519

“En un momento en el que pocos apostaban por la Historia, aunque fuese fantástica, llegó Ricard Ibáñez e hizo de su erudición en el tema un juego. Y logró crearse un nicho para él solo. El Diablo siempre ha caído simpático y es un villano ideal, así que la cosa no fue flor de un día, y perduró a lo largo de los años. Quizá porque Ricard es muy testarudo. Nadie recuerda ahora muchos juegos de postín, con buenas ideas y mucho empaque detrás. Pero Aquelarre sigue ahí, y nunca me alegraré lo bastante de ello. Va por ti, viejo amigo.”

Francisco J. Campos

“Aquelarre ha sido y es para mí un excelente juego de rol que combina un sistema de juego sencillo, rápido y efectista que se adapta muy bien al tiempo y lugar en que se sitúa; y ése es uno de los grandes logros de Ricard: una riquísima ambientación lograda a base de incontables horas dedicadas a rescatar del olvido leyendas, historias, usos y costumbres de nuestra tierra que no tienen nada que envidiar a las de otros países más conocidos.”

Jordi Cabau

“¿Veinticinco años ya? Satán, cómo pasa el tiempo. Pero bueno, ya tenemos un juego que ha hecho historia en una edición histórica. Sin duda alguna, es la versión definitiva de Aquelarre.”

Salvador Tintoré

Ricard_Salva Tintoré

“Joder. 25 años y tres editores distintos merecen un aplauso. Pero tampoco me sorprende. Ricard es el brujo y Aquelarre es su gato (negro, claro)… le quedan aun cuatro vidas (estemos o no por aquí para verlo). Felicítale de mi parte.”

Eduard García

“Aquelarre es el título por excelencia del rol español. Aúna un sistema sencillo y jugable y la justa medida de erudición histórica. La colección, además, incluye una serie de campañas de expansión tan míticas como Dracs, Villa y Corte y Rincón. Imprescindible en la biblioteca del buen rolero.”

Daniel Alento

“Mi relación con Ricard siempre ha sido de respeto y admiración, por lo que ha significado en en el universo de los juegos de rol en España y el tipo de persona, afable, educada, divertida e inteligente que es. Siempre me resultó curiosa la manera en que ha ido consiguiendo que nuestros caminos jamás se cruzaran en el ámbito editorial, pues tenemos un buen puñado de amigos en común, y a mí siempre me interesó Aquelarre… Pero así se dieron las cosas.”

Juan Carlos Poujade, Director Editorial de Factoría de Ideas

“Tengo un recuerdo muy particular de Aquelarre, porque fue el primer juego de rol que compré. Y en catalán. Poco después conocí a Ricard cuando fui a cubrir para el programa que yo hacía en la tele local un rol en vivo en la Casa del Mig, un centro cívico de Sants. De Aquelarre me fascinaba que bebía de fuentes más próximas a nuestras mitologías que cualquier otro juego del momento, y que el sistema era sencillo, muy sencillo. En realidad, en Auryn solíamos bromear que Ricard no se sabía sus propias reglas y que simplemente hacía un apaño con el sistema Chaosium. Otra broma que le hacíamos en el mundillo era que siempre estaba logrando que lo revender los derechos del juego para que lo reeditaran (veo que la cosa no ha parado desde entonces). Nunca Ricard llegó a arbitrarme una partida, y en realidad, siempre que lo he jugado fue fuera del club Auryn. Supongo que por un cierto pudor o porque la confianza da asco, no sé.”

Mar Calpena

“Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Podéis encontrar este ejemplar de Aquelarre en perfecto estado y dedicado, sólo para su consulta, en la ludoteca de Doctor Game.”

Luis d’Estrées

AquelarreLuis

“Aprovecho este espacio para felicitar al amigo Ricard por el 25 aniversario de su juego Aquelarre, que sin duda fue un punto de madurez para el diseño de juegos de Rol en nuestro mercado y la consolidación de su autor. Y también para felicitarlo por el éxito en el crowdfounding en su edición en inglés, que sin duda hará posible que el juego traspase fronteras. Suerte en futuros proyectos.”

Antonio Catalán

“Aquelarre es el primer y único juego de rol que permitía sumergirse en el medievo ibérico de una forma realista y endiabladamente documentada. Te permitía ser un humilde personaje de la Historia con mayúsculas . Y esa Historia transcurría empapada de nuestro acervo cultural cercano. Que sensación como santanderino interactuar con la Anjana!”

Javier Hoyos

“Nunca jugué rol ni soy muy hábil en ningún juego de mesa. Mi participación en Aquelarre se limitó a ilustrar la portada y diseñar la marca a petición del entonces editor y todavía amigo Francesc Matas. Me lo pasé bien haciéndolo y buscando una propuesta con mucha ironía, alternativa a la estética convencional y grandilocuente que dominaba los juegos de aquel momento. Todo lo que se me ocurre decir es que le tengo cariño.”

Arnal Ballester

“Para mí, que no soy nada de juegos de rol, Aquelarre representa el lujo de haber entrado en el mundo profesional de la mano y del lado de mi gran maestro Arnal Ballester. Y sobre todo, la suerte de haber conocido una persona del calibre de Ricard y conservarlo como amigo.

Felicitats Ibáñez, vals un imperi!”

Monse Fransoy

DreamTeam

“Los logros de Aquelarre en estos 25 años son de sobra conocidos, así que hablaré de lo que significa para mí como aficionado. Desde mi punto de vista Aquelarre es mucho más que un juego de rol. Fue el manual que provocó que desde niño me apasione esta afición, y el perfecto compañero de aventuras en mi adolescencia. Es ese viejo conocido que con los años ha sabido madurar y reinventarse para resultar siempre interesante. Una inspiración desde el punto de vista creativo pero, sobre todo, un juego que me ha dado amigos y felicidad a partes iguales. Esta visión la comparten tantas personas que no puedo sino desear larga vida al bien llamado decano de los juegos de rol en España.”

Jesús “Rolero”

“Cuando pienso en Aquelarre pienso en sus “monstruos”, seres como el tardo, el nuberu, la Santa Compaña, etc. No haría falta más, ni sistema, ni ambientación, ni gaitas. Todos esos monstruos ya crean una realidad nueva, un mundo mucho más original y diferente que cualquier Faerûn, Glorantha, Greyhawk o lo que sea. A la fuerza, las historias de las que sean protagonistas tales seres -y cada uno es una “semilla de aventuras con patas”- tienen que ser algo distinto a la típica partida de “matar al bicho”. Es curioso ver como lo que ha creado una mentalidad ancestral es más rompedor que el bestiario más hindi, o en otras palabras… ¡Muérete de envidia, Numenéra! XD”

Justo Molina, Complejo de Máster

“Aquelarre es un referente en España,  no solo por ser el primer juego español publicado,  sino que además el tema es original y lo más importante todavía: ¡Es que encima es bueno!”

Román Moreno “Turbiales”, En Tiempo de Dados

subportada_asturiesm

“Allá por el 94 descubrí Aquelarre, y rápidamente quedé prendado ya para siempre. A este juego (y a Ricard) le debo mi pasión por los juegos de rol y la Historia de España. Después vino Dracs, y con él mi amor por Cataluña. Siempre que tengo un problema me animo pensando que “el Drac es la representación de los obstáculos de la vida; no se puede pactar con ellos: o los vencemos, o nos vencen”.”

Domingo Cuenca, Rol de los 90

“Aquelarre es un juego que, como dice el autor huele a humo, tierra, sudor y sufrimiento. Además es un juego que me hizo ver con otros ojos la Edad Media y sobre todo la española. Interesante y una excusa muy buena para aprender cosas nuestras.”

Sergio, El Hacedor de Dados

“Aquelarre supuso para mí una pequeña revelación. Sí, era el primer juego de rol escrito e imaginado en nuestro país, y por supuesto eso a un chaval de quince años le abría las puertas a la esperanza de que quizá, tal vez, algún día… Pero no, Aquelarre fue algo más. Fue la revelación de que otros tipos de fantasía eran posibles, más cercanos, más físicos, y por qué no decirlo, más siniestros y pegados al suelo, tan palpables que te podías ensuciar las manos con ellos. Yo crecí pudiendo ver desde mi ventana las ruinas de un castillo milenario, y devorando todas la mitología y las leyendas medievales que podía encontrar, así que Aquelarre me permitió disfrutar como un cosaco ambientando aventuras en la versión medieval de mi propio entorno, y que parecieran creíbles, apropiadas, reales. Le guardo a Aquelarre un cariño muy especial.”

Jordi Morera, Tras La Última Frontera

subportada_aquelarre51f514cf992e3

“Llevo más de 25 años jugando a rol y siempre ha estado ahí Aquelarre. Fue a uno de los primeros manuales que probé. Una partida sencilla: un grupo de lobos que asolaba una aldea de Asturias y nosotros éramos soldados que íbamos a investigar. El lobo resultó ser un lobisome al que terminamos dando muerte, lo suyo nos costó. Pero yo no pude celebrarlo mucho ya que mi personaje murió al día siguiente a causa de la infección de las heridas. Desde entonces me cautivó. Recuerdo ese plato de jamón que aparecía en las primeras páginas de la edición de Caja de Pandora y ese BRP que durante años me pareció el único sistema posible de rol. Aquelarre supuso la posibilidad de enfrentarse a la idea de hacer un juego de rol. Un ejemplo a seguir, un juego español codeándose con el Stormbringer y el Runequest con los que empecé. Hoy en día sigue presente con la nueva edición de Nosolorol (cuya portada puede verse durante varios segundos en Regresión de Amenábar) que incluso está a punto de editarse en inglés. Aquelarre sigue presente después de un cuarto de siglo y aun le quedan más. Solo un consejo, si tenéis uno intentad que Ricard no os lo firme o se devaluaría xD”

Iñaki, Cuartito de los Roles

“Felicitamos a Ricard por su larga trayectoria en este sector. Si tuviésemos diez como él, nuestro panorama rolero cambiaría de forma exponencial. Ha sido y sigue siendo uno de los juegos que nunca falta en nuestras estanterías y puedo decir que hasta hace un año aun vendía la edición de Pandora junto a las más modernas. Ricard no ha tenido reparos en dejarnos ejemplares firmados para el disfrute de la afición y el juego ha traspasado generaciones.”

Juan José Peña, Kaburi Rol & Games, Editor de Nereid

“A nivel personal sólo puedo felicitar a Ricard por su insaciable trabajo y que tras 25 años, él y su Aquelarre siga siendo todo un referente para los juegos de Rol en España y más allá. Hasta el punto que he conocido a coleccionistas que intentan tener todo el material publicado para este gran juego. A simple vista puede parecer poco, pero estoy hablando de jugones de países como USA, Canadá, Alemania e incluso Japón.”

Marc, Mathom Store

“Una sobresaliente labor de documentación que nos traslada a una Península Ibérica mítica en la que cuentos, leyendas y criaturas fabulosas forman parte de un periodo fascinante de nuestra historia. Una auténtica joya del rol patrio.”

Cazadragones.com

subportada_legendari5329799fcb8eb

“Aquelarre siempre tendrá lugar especial en la estantería de cualquier roler@, no sólo por ser de los primeros o el primero 100% de aquí sino por su ambiente y un estilo de juego que caló en tantos aficionados que lo mantuvieron vivo para convertirse en lo que es hoy. Más que un clásico.”

Sendel, Tesoros de la Marca

“Aquelarre es uno de los primeros juegos de rol que probé. Tengo que confesar que lo primero que tuve en mis manos fueron unas malas fotocopias de la primera edición. La segunda edición de Aquelarre fue uno de los primero regalos que me hizo mi novia, el amor de mi vida. Y luego de muchos años sin jugar fue con la tercera edición de Aquelarre con la que recuperé la afición. De Aquelarre ha sido también la primera aventura que me han publicado. Y de Aquelarre mi primer blog. Aquelarre es un juego que me ha acompañado durante toda mi vida.”

José Antonio Neto, Ludoscopia

“Recuerdo que en Joc se manejaban el MERP y la Llamada de Cthulhu. Y se cocía un “embrión” en nuestra casa. Se llamaría Aquelarre, cosas de Maese Ricard, al que Francesc Matas supongo encargó un juego de rol autóctono… Presentación en el Parque de la Escola Industrial, en Sants, si no recuerdo mal… un Hito que ha llegado a nuestros días, tras varias ediciones, tipos de presentaciones y muchas horas de curro.

 Y no parece que se vaya a quedar ahí. Tuvo sus detractores y problemas en el pasado, pues algunos tipos listos hicieron lo posible para evitar su publicación en USA, pero cosas de la vida… el Diablo siempre insiste y curiosamente en el 25 Aniversario está a punto de fundarse el Crowfunding de la versión en Inglés!!!

 Sin duda la Profecía se cumplirá, El Gran Aquelarre, invadirá nuevos corazones y su comunidad seguirá creciendo… Unos para luchar contra el Maligno, otros para adorarle… Dónde te alinearás tu Oh lector, que sigues estas tristes letras?

 Me siento contento de formar parte de este proyecto, en muy pequeña porción, como tester, como amigo de su autor, y en el día de hoy quiero felicitar a Ricard Ibañez por su logro. Un abrazo “Mestre”.

Que la Luz del Santo Oficio os ilumine en el camino del Señor!!! (Oscuro… Buaaa jajaja).”

 Xavier Alarcón

subportada_aquelarre

“Aquelarre fue mi primer gran juego, no fue el primero, antes pasé por El Señor de los Anillos o La Llamada de Cthulhu por ejemplo, pero este fue el que me enganchó definitivamente. El primero que hizo que me comprara todo suplemento que saliera, el primero en hacerme escribir una campaña… Si a esto le sumo que tuve la suerte de que a Ricard, mi padre rolero y al que tan agradecido estoy, le gustara y finalmente se viese publicada como Ad intra mare, pues… poco me queda por decir. Todo un lujo, todo un gustazo.

Aquelarre es, ha sido y me temo que a estas alturas, siempre será mi juego de rol favorito, le siguen muuuuy de cerca La llamada y Omertà, claro. Gracias a este juego he tenido la suerte de conocer a un montón de gente interesante, desde el propio Ricard, Miguel Aceytuno, Salva Tintoré, Antonio Polo, mi socio Andrés Ramos, Joaquín Ruiz y un largo etcétera, como todos los demonios que pululaban por aquella vieja y por tanto sabia, Lista de correo…

Ahora la criatura cumple 25 años, joder cómo pasa el tiempo… y bueno, ¿qué decir? me siento encantado de formar parte de su historia, con mi granito de arena, de haberlo visto crecer, de haber disfrutado con sus suplementos, con sus aventuras, con sus dedicatorias a Beatriz… pensaba ahora… curioso que se haya escrito tanto de Aquelarre y de ella, que tiene dedicados de serie todos los suplementos no se haya escrito demasiado. Pues oye, con permiso de su marido, un tipo muy grande al que le tengo mucho cariño, siempre vestido de negro y al que no conviene soliviantar, como a los wookies, voy a aprovechar para dedicarle al menos un par de líneas en este aniversario.

Bea, te dedico este texto, pues oye… no tiene que ser fácil ser la mujer de un “Pater Rolerus” como Ricard, siempre metido en tantísimos fregaos como nos gusta tenerlo a los aficionados. De una cosa estoy seguro, sin ti, Aquelarre no hubiera sido lo mismo. Así que, muchísimas gracias Bea, un beso (respetuoso Ricard, por supuesto, que la Familia, es la Familia ;))

Y algo me dice que esto no hay quien lo pare. Aquelarre seguirá adelante por muchísimo tiempo, pues como siempre dice Ricard, la afición goza de una mala salud de hierro, y así vamos… con cuarto de siglo a la espalda, que no es moco de pavo. Nos vemos pues, dentro de veinticinco años.”

Diego de Deza. Obispo de Palencia. Mientras tanto, oremos.

subportada_arsmalef

“Aun recuerdo cuando me hice con el manual de Aquelarre. No fue mi primer juego de rol, pero si al que le saque mas partido, convirtiéndose en el juego de cabecera de mi grupo de jugadores. Era increíble como un juego tan “pequeño” en páginas fuese tan grande. Una cosa que casi cualquiera que lo haya jugado alguna vez descubre, es la cercanía que ofrecía al jugador: puede que no se fuese muy ducho en historia, pero poco a poco, casi sin darse cuenta, se conseguía una inmersión total, no solo en la ambientación, si no en el “ambiente”. Para el DJ era todavía más delicioso, las aventuras de los módulos de la época eran memorables (personalmente creo que la posada de Alvar el Honesto es un clásico a la altura de la Casa Corbitt de la Llamada de Cthulhu), fuente de multitud de anécdotas o buenos recuerdos que aun perduraran entre los más viejos del lugar (si cuando volváis de fiesta, veis un viejo guerrero con un espadón, no es un inmortal, ¡es Pol de Gorriatz que aun vive!), mas aun cuando era el propio DJ el que hacia sus propias aventuras, trayendo a la mesa todas aquellas leyendas locales de su zona, dando un sabor aun mas “de aquí” a las andanzas de los personajes.

El tiempo ha pasado y puedo ver cómo ha evolucionado el juego desde entonces, como si de un PJ cualquiera de nuestras partidas se tratase, disfrutando de éxitos y fracasos, pillando enfermedades (¿venéreas? Nahhhh…. ¿o sí?), que si no lo dejaban al borde de la muerte,  eso le parecía, para lentamente volver a recuperarse. Pero tranquilos que no hay mal que dure cien años (ni cuerpo que lo resista) y la primavera siempre vuelve. Así, nuestro viejo PJ, cubierto de secuelas de viejas batallas pero mucho, mucho más sabio, vuelve al camino, pero no vuelve solo, sino acompañado de viejos y nuevos compañeros de aventuras y desventuras, y con el futuro más prometedor que nadie hubiese podido imaginar, mas aun con la futura traducción al inglés del juego, que no nos engañemos, no es solo que los estadounidenses descubran las virtudes de nuestro viejo decano, sino que el enfoque de envío a cualquier parte del mundo le va a dar una proyección mundial,  y me voy a permitir el hacer de adivino: auguro que un año después de la aparición del Aquelarre en ingles, cuando el boca oreja se haya afianzado debidamente haya donde el “evangelio” haya caído, más de una editorial extranjera se interesará por nuestro viejo decano.

Cada cual puede pensar cuál es el secreto de su éxito, pero medio en serio y medio en broma seguro que alguno dice que el Vecino de Abajo le tiene echado el ojo, y para el que lo dude solo recordar aquellos misteriosos (*) de la primera edición. Para los menos viejunos solo recordar la batallita: la primera edición indicaba que hechizos eran de goecia (magia negra) acompañando a su nombre con un (*), asteriscos que no aparecían por ningún lado (seguro que los más viejos leyeron y releyeron el libro azul preguntándose donde narices estaban los condenados asteriscos…). ¿Casualidad? ¿Inoportuna errata? Nahhhh, El de Abajo metió el rabo para que esos primeros alquimistas que empezaban a juguetear con la magia se condenaran en su propia ignorancia…

Por mi parte poco mas puede añadir, más que el orgullo de haber podido participar en todo este proceso, que los viejos libros que escribí o en los que participe os hayan sido de utilidad, que se encuentren cogiendo polvo en la estanterías de los más veteranos, totalmente “destrozados” de tanto uso y aun hojeándose de vez en cuando con cierta nostalgia,  y que los no tan viejos, puedan aspirar a lograr tan digna jubilación. Aun me hincho de orgullo cuando leo algún modulo que use algún hechizo o bicho proveniente de mi pluma (aun no me he recuperado que el kickstarter americano haya usado un par de hechizos de mi cosecha como muestra, pero aun así coincidiré con más de uno que opine que podían haber elegido otros más “aquelarrianos”…).

Muchas felicidades a Aquelarre en su aniversario, y a todos los que disfrutamos de él. La edad no solo no lo ha desgastado, sino que está demostrando tener una salud de hierro y unas palpables ganas de seguir dando guerra… este nos termina enterrando a todos, fijo.”

Miguel Ángel Ruiz

Aquelarre 25 Aniversario

57bfa3b507d7cc4e645b2ac2f479e546_original

Un abrazo Maese Ricard.

Juegos y Dados, 13 de Noviembre de 2015

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

Otros han caído, Aquelarre sigue. Algo tiene el agua cuando la bendicen.

16 comentarios en “Aquelarre 25 Aniversario”

  1. Excelente homenaje a Aquelarre.
    Hoy vuelve a ser un gran 13 de Noviembre. 13th Friday, será sin duda un buén augurio para la versión inglesa.
    Me ha gustado mucho lo de Aquelarreros.
    Abrazos y besos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues lo dicho que me ha encantado… mil recuerdos se han pasado por mi cabeza releyendo a viejos y no tan viejos colegas. Y en este caso nos une el Aquelarre. Muy buen trabajo. felicidades a todos por hacer mas grande aun este Gran Juego y a maese Ricard & Cia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s